jueves, 5 de febrero de 2009

Fusiles Express y cartuchería africana




Según consta en las crónicas que dejó W.W. Greener, el señor Purdey hizo un fusil de calibre .40 (10,6 mm) para Lord H. Bentink y otro de calibre .50 (12,7 mm) para sir George Gore, como el modelo y sistema se hizo muy popular lo denominó Express Train. La razón fue que en aquellos días comenzaron a funcionar los trenes a vapor y esta denominación estaba de moda, es así que a partir de 1856 los fusiles de anima lisa o rayada, de uno o dos cañones, sean estos yuxtapuestos o superpuestos han pasado a llamarse Express.
Estos primeros fusiles eran en realidad una escopeta de dos cañones rayados, con martillos exteriores y en grandes calibres para obtener el impacto y la penetración necesarios para abatir grandes animales, considerando las propiedades balísticas y velocidades logradas con pólvora negra.
Los orígenes de los fusiles deportivos y civiles reconocen dos trayectorias similares y divergentes: la colonización inglesa de América del Norte y parte del Canadá, y por otra parte la posesión de las colonias del Oriente y África.
En América del Norte la colonización se efectúa principalmente por familias, por lo cual las armas de fuego son generalmente las requeridas para la caza de animales que sirven de sustento.
Así es que los calibres fueron generalmente de la gama de .32 a .45 de pulgada, los que eran suficientes para la caza de pequeños ciervos, pavos y otras aves, incluso con balas esféricas.
Las colonias de Oriente y África son ocupadas por empleados de la administración británica y militares. Este personal militar y civil esta en una mayor posición económica que su contraparte americana, por lo cual no necesitan mirar el gramo de pólvora o la onza de plomo, es así que, como parte de sus funciones (protección de colonos y bienes) se dedican a la caza de tigres, leones, búfalos etc.
Si bien estos cazadores podían utilizar fusiles militares para esta actividad, utilizan generalmente escopetas de dos cañones, con la ventaja que estas dan al contar con un segundo disparo y una recarga del arma de mayor rapidez y facilidad.
En la jungla de la India estas escopetas dan buenos resultados, incluso con animales del porte del elefante indio, pero para la llanura africana no era tan fácil disparar el arma desde un "macham" (plataforma elevada sobre postes o un árbol), por lo cual los cazadores sintieron la necesidad de armas de efectos o shock más contundentes y de mayor penetración a fin de abatir animales de la talla de elefantes y rinocerontes entre otros.
En esos días ya se conocían los principios balísticos por los cuales a igualdad de peso una bala cónica u jovial con rotación penetra mucho mas que una esférica. Se efectúan a su vez numerosos ensayos a fin de encontrar el modo por el cual las armas de avancarga pudiesen ser cargadas por una bala alargada que tomara las estrías del cañón a fin de lograr el efecto de rotación necesario para aumentar su precisión.
Esto se consiguió con los proyectiles que tenían una base hueca que, al momento del disparo, se dilata de modo que tomaba las estrías del cañón; el modelo mas reconocido fue el patentado por el francés Minnie.
Muchos son los ensayos que se realizan en África, con todo tipo de balas y rayados de cañones hasta llegar a un arma de uso generalizado para efectuar tiros de gran distancia para abatir piezas africanas, llamados "Caspe Rifles" (rifles del Cabo). Eran de un cañón de 76 cm, con dos estrías rayadas de una vuelta y calibre que iba desde el .45 al .60.
Los proyectiles de estas armas tenían una especie de aletas a los lados que llenaban las dos estrías; una de las ventajas se daba al limpiar las dos únicas y profundas estrías ya que eran mas fáciles de limpiar que las de múltiples estrías de otros cañones como los de sistema Whitworth.
Charles Lancaster inventó un cañón de ánima ovalada para dar giro a proyectiles fundidos de esta particular forma obteniendo escaso éxito.

Los Express de retrocarga
El concepto de retrocarga es más importante para las armas estriadas que para las escopetas de ánima lisa, ya que en estas últimas es más fácil recargarlas por la boca, incluso cuando el ánima del cañón está sucio ya que los perdigones son muchos menores que el calibre del arma. En los fusiles es necesario que el proyectil tome bien las estrías para lo cual debe entrar muy ajustado a fin de aprovechar al máximo los gases producto de la desflagación de la pólvora y lograr un buen efecto de rotación que estabilice su trayectoria.
El final del siglo IXX fue la época de oro de los Express de pólvora negra. Los grandes fabricantes británicos que empezaron a fabricar los soberbios fusiles de dos cañones fueron muchos, siendo los más importantes Rugby, Jeffery, Purdey Gibas entre otros.
Entre los cazadores y exploradores que hicieron historia podemos citar a Selovs, que descubrió las fuentes del río Nilo, y Stanley, quien organizó un gran safari que recorrió media África ignota buscando a Mr. Livingston, un misionero americano que se creía muerto. También fue el apogeo de la caza del elefante por su marfil, y de los rinocerontes por su cuerno (pelo), que para los hindúes poseía propiedades de fecundidad.

Express de pólvora sin humo
Los primeros fusiles express de pólvora sin humo o nitro, son simplemente de cartuchos de pólvora negra que se cargaron con pólvoras más modernas, principalmente con cordita, por dos razones: la cordita fue la pólvora negra que adopto el gobierno británico, y por que al ser pólvora de doble base, quema sin necesidad de alcanzar presiones máximas altas como las de una base de nitrocelulosa, por otra parte, quema a alta temperatura, y por lo tanto es altamente corrosiva.
Esto, unido a la hidroscopía de los primeros pistones, explica porqué muy pocos de estos fusiles quedan con los cañones en buen estado y con estrías visibles.
La mayor velocidad inicial de estos cartuchos de nitro produjo como avance las puntas blindadas, pues cuando las velocidades en boca pasaron de unos 400 m/seg. A unos 550 m/seg. los proyectiles de plomo, aún los de mejor calidad, producían una perdida de masa que se alojaba entre las estrías provocando pérdida de precisión.
Este blindaje es simplemente una envuelta de metal, generalmente de aleación de cobre por su maleabilidad, que contiene un alma de plomo blando para lograr más peso y masa a la punta.
Recordemos los primeros calibres express de pólvora negra fueron: .600 hitro Express, de 7 gramos de cordita y bala de 58,75 gramos, que poseía una energía en boca de 7.600 libras/pie; el .577-100-750-3 pulgadas con una energía de 7.000 libras/pie.
El calibre de este tipo más utilizado en la actualidad es el .458 Winchester con una energía de 500 libras/pie.
Los fabricantes comenzaron a disminuir los calibres, y como seguían usando las vainas anteriores, agolletándolas, a los nuevos calibres de los denominó manteniendo el nombre de estas. El 400/350 Rygby es la nomenclatura de un .35 en vaina del .400; Los calibres africanos más efectivos quedaron alrededor de los 10/11 mm. De diámetro; tal el caso del famoso .465 Purdey que es considerado el mejor calibre Express.
La época de oro de estas armas la encontramos entre 1900 y 1925, ya sean Purdey, Holland & Holland, Westlev Richards, Lancaster, LandRygby, verdaderas joyas de la armería inglesa.

Calibres Africanos
Se conocen como tales al conjunto de cartuchería desarrollado en gran parte por los británicos para cazar los grandes animales de África, sus características son, no solo su grueso calibre, sino también su gran poder de detención.
Casi todos los cartuchos "africanos" fueron fabricados en su época de oro por la casa Kynoch de Birmingham, Gran Bretaña, siendo la fabricación de los cartuchos prácticamente monopolizada por los ingleses, mas aún considerando el hecho de que muchos fabricantes de fusiles eran propietarios de la patente de estos cartuchos cediendo su fabricación a la mencionada Kynoch.

Composición de la munición
Comenzando con el propelente, digamos que este era un tipo de pólvora sin humo de los más antiguos que se conocen, la cordita. Esta pólvora es de doble base, nitroglicerina y nitrocelulosa, por esta causa "quema" relativamente rápido y con una alta reacción exotérmica. Su forma es también poca convencional, pues aparenta un fideo o varilla hueco en su centro (forma que hoy día se utiliza en algunas municiones de artillería) de igual largo que el interior de la vaina. Esta forma da un quemado progresivo con gran formación de gases.
Los pistones eran del tipo Berdam, con yunque en la vaina y dos oídos de comunicación con la carga de pólvora. La carga fulminante estaba constituida por fulminato de mercurio y clorato de potasio, lo cual era muy corrosivo. La medida de los fulminantes eran distintas a los utilizados en Europa central, por lo que la recarga de cartuchos no era moneda corriente.
Los proyectiles podemos agruparlos en dos tipos muy diferenciados, los de pólvora negra y los de nitro express. Los primeros eran de dos tipos, unos macizos, de plomo duro, es decir aleado con antimonio y estaño para lograr una gran penetración y poca deformación al impacto y los de tipo "copper tubed", es decir con un tubo de cobre atravesándolos longitudinalmente para crear una línea de mínima resistencia, provocando ante el impacto una rápida expansión.
Ambos proyectiles eran del tipo "paper match" o lubricados con una envuelta de papel que recubría su contorno evitando el emplomado del cañón.
Los cartuchos Nitro Express poseían una envuelta dura que a forma de camisa de hierro permitía cobrar piezas de gran porte, los expansivos solían llevar una camisa de cobre o latón abierta por la punta.
Las vainas británicas poseían un gran volumen, destinado a ceder rápidamente ante el calor y el gran volumen de gases producido por la deflagración d la carga.

Munición Alemana
Alemania desarrollo y fabrico su propia línea de munición africana, la cual dio una dura competencia desde el inicio del siglo pasado hasta la primera guerra mundial, ya que con el fin de esta y a causa del tratado de Versalles Alemania perdió todas sus posesiones en África.
Esta cartuchería se divide en dos épocas, una anterior a la primera guerra mundial, en la cual encontramos los calibres 9,3x62 mm MAuser;9,3x64 mm. Brenneke y el 9,3x74mm R . La segunda época inicia en la década del 20, siendo los calibres mas usados: 10,75x68 mm; 11x72 mm Shuler y 12,7x70 mm Shuler.
Todos estos calibres a excepción del 9,3x74 mm R son de vaina con ranura, especialmente diseñada para fusiles de acción de cerrojo.

Munición de EE.UU
El inicio de los calibres de EE. UU se da con el 30-06 Springfield, pero el desarrollo inicia en verdad en 1956, cuando Winchester saco al mercado el famoso .458 Winchester Mg. Por esta época cierra la empresa británica Kynoch, por lo cual y gracias al impacto del calibre .458 W Mg. El conocido fabricante de armas Roy Weatherby lanza al mercado el calibre .460 W Mg. En 1958, basado en la vaina del .378 Winchester Mag, ambos calibres superan ampliamente a sus contrapartes .458 W Mag y .375 H-H Jg.
Los cartuchos experimentales denominados "Wilde Cat" se crean a partir de la necesidad de aumentar la capacidad de la vaina, aumentando la carga de pólvora, por lo cual la velocidad inicial del proyectil se acrecienta.
Los más conocidos son: .450 Barnes Supreme; .450 Watts Mag; .450 Ackey Mag; .475 Barnes Supreme y .355 Atkinson-Marquart Mag, este ultimo basado en la vaina del .460 Wth Mag, expandida para aceptar una punta de calibre 0,475 de pulgada, es considerado el cartucho más potente del mundo.

Africanos actuales
No solo debe considerarse la caza de paquidermos, es tan diversa la fauna africana que contar con una sola arma es impensable. Los calibres más usados en estos días: 9,3x62 mm; 9,3x64 mm; 9,3x74 mm R; .375 H-H Mag; .378 Wth Mag y .458 Win Mag, entre otros.